Nadie pide disculpas

¡Qué buenas tardes pasábamos en la cafetería “Mónaco”, en los 60! Recuerdo como música de fondo al relamido Matt Monro, y su “que ttontto fui”, frase que luego empleábamos de broma cuando casi siempre fracasábamos ante la chica de turno. Me viene esto a la mente porque en Cádiz, se oye muy poco decir: “Qué tonto he sido, lo siento”. “Me he equivocado”. No se dijo con el Soterramiento, que tuvo gente en contra ya antes de que se intentara. A mí llegó a asegurarme un socialista del gobierno municipal que tal obra no se podía hacer por la capa freática. Nadie ha pedido disculpas. ¿Y del nuevo Estadio? ¿Cuántos estuvieron en contra de construirlo? Ninguno de ellos, ahora que el Cádiz está en Segunda y tiene la mayor asistencia de la división, se ha excusado. Por cierto, del propio Cádiz se dijo que es un equipo que desaparecería. Y ahí estamos, donde siempre, arriba de Segunda, y puede que pronto oscilando con Primera, que es lo que le corresponde por afición, estadio y tradición. Como al Madrid (y a USA), le corresponde ser la idea más luminosa del siglo XX (para desgracia de estos resentidos), según juicio feliz de Sostres. ¿Creen que los que estaban en contra del Puente de la Constitución han pedido disculpas, después de ver la maravilla que, por fin, le ha tocado a Cádiz? Para nada. Al revés, el periodismo gaditano más influyente les ha dado amplia cobertura para, una vez inaugurado, explicarnos que el puente no es válido por el impacto visual. ¡El impacto visual! ¡Pero si da gusto verlo! Por supuesto nadie ha admitido que se ha equivocado contribuyendo a extender la fama de Cádiz como la capital de más paro, a pesar de que jamás los datos municipales lo han refrendado (sí para la provincia, aunque no siempre: ahora no). Tampoco la socialdemocracia gaditana (¿la hay?) se ha excusado por la dejación de su espacio al populismo. Al contrario, están con el Pedrito el gafe, y por el pacto con Podemos y el separatismo. ¿Qué me dicen de los contrarios a la OTAN, la base de Rota, Israel, EEUU, etc., o de los que apoyaron al castrismo? ¿Han dicho alguna vez: “fui un estúpido, lo siento?” Por fin, y esto es más triste, ¿pedirán perdón los que acabaron con la carrera, el honor, e indirectamente con la vida, de Rita Barberá, por una donación de 1000 euros, no demostrada?.

Enlace al artículo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies