Historia de los intentos separatistas

En Cataluña se está dando un golpe de estado lento, en palabras de Alfonso Guerra. No es algo nuevo, pues el golpismo separatista tiene ya tres precedentes fracasados en la Historia. El primero sucedió en 1873, un mes después de proclamarse la I República, y fue sofocado pronto. El mismo día que se proclamó la II República, el 14 de abril de 1931, ocurrió el segundo; Maciá declaró el estado catalán, aunque al final renunció a cambio de un Estatuto de Autonomía. Entre paréntesis, hubo otras insurrecciones delirantes en ambas Repúblicas, incomprensiblemente idealizadas por un progresismo poco informado. El tercer golpe fue el de más importancia. En octubre de 1934, un día después de que lo hiciera el PSOE, Companys se levantó contra el gobierno democrático republicano. Tras pasarse la noche con su consejero de orden público llamando a los catalanes a la secesión, -cosa que no consiguió- se rindió ante una guarnición de soldados. El balance fue de más 100 muertos en toda Cataluña. El partido de Companys, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), no fue prohibido, pero él fue encarcelado, aunque sería liberado tras el triunfo frentepopulista, unos meses más tarde. Un inciso: Alguien ha dicho con cierta razón, que todas estas aventuras no hacen más que mostrar la españolidad del separatismo catalán, pues no hay nada más español que la pasión y el delirio. Curiosamente en unos meses, Companys pasó del ridículo -que incluía un juicio por su responsabilidad golpista, propio de Groucho Marx- a ser poco menos que un héroe nacional, gracias a la propaganda de una prensa independentista que no fue contrarrestada por nadie. Y su leyenda continúa. Hoy, desde Pujol a Carod-Rovira, pasando por Artur Mas, todos depositan flores en su tumba el 15 de octubre, día de su fusilamiento. Pero, conozcamos un poco más al personaje. Abogado de familia acomodada, hasta el año 1919 se dedicó a defender a pistoleros anarquistas, y en los años 20 perteneció a organizaciones que planificaron numerosas revueltas e insurrecciones violentas, siempre próximas a los ácratas. En 1931 es cofundador de ERC, partido que pervive hoy bajo el liderazgo de Junqueras. La facción más ultra-independentista de dicho partido estaba dirigida por los hermanos Badía, uno de los cuales Miguel, no sólo era rival político de Lluis Companys -más próximo al anarquismo- sino su antagonista amoroso, pues ambos compartían amante. Los hermanos Badía aparecerían muertos en extrañas circunstancias tras la victoria del Frente Popular en febrero de 1936, siendo de nuevo presidente Companys. Bajo esta misma presidencia, fueron fusilados varios militares, entre los que se encontraban Lizcano de la Rosa, que había estado al mando de los Mossos d´Esquadra, y Giménez Arenas, presidente interino de la Generalitat. En ningún caso Companys movió un dedo para evitarlo.Hoy España ha cambiado mucho, pero los recientes acuerdos de los separatistas en el Parlament abren un nuevo e incierto proceso de insumisión independentista. Es un momento difícil. Todos los partidos democráticos deberán unirse detrás de la Ley. Al menos ahora sabremos quién es cada uno. Todos deberán retratarse. De momento, cinco diputados de Podemos han votado a favor de la secesión.

Enlace al artículo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies