La igualdad, el Papa y la pobreza

Ahora que ya todo el mundo es de izquierdas, -pues ni el Papa Francisco dice ser de derechas ni importarle que le llamen marxista-, es cuando más cachondo me pone cuestionar el paradigma progresista. Aclaro que no me siento anticatólico, como la progresía, pues la experiencia y el conocimiento de la Historia me han hecho admirar el trabajo secular de la Iglesia. Tampoco soy conservador, sino liberal. Si tuviéramos que reducir la izquierda a un concepto, éste sería el de la igualdad. No la igualdad de oportunidades, sino la igualdad de resultados, la de que todos pasen de curso independientemente del mérito, la de que estemos obligados a pertenecer a un seguro sanitario espantoso, la de cargos para hombres y mujeres sin atender a su capacidad, la de sueldos, y así todo. El extremo de toda esa filosofía fue el socialismo revolucionario, donde todos eran iguales menos los que eran del Partido, que eran más iguales que otros. La izquierda histórica, basándose en el resentimiento social, abogó siempre por el Politburó, la persecución religiosa, la checa y la revolución, lo que trajo totalitarismo, sangre, y más pobreza. Al cabo de dos siglos se sabe que detrás del marxismo “sólo” hay 100 millones de asesinados, a pesar de lo cual no se ha visto a nadie pedir perdón por ello. La socialdemocracia sigue en la línea del igualitarismo, si bien ha renunciado a la revolución, aunque no a desprenderse de sus veleidades anti-sistema, especialmente cuando no gobierna. La derecha liberal conservadora en cambio, la de Cánovas, Sagasta, Silvela, Maura, Suarez y Aznar, es la que ha contribuido más al progreso, estabilidad y prosperidad del país, si exceptuamos los comienzos de Felipe González y su gobierno atlantista, y en parte liberal, en el que destacó Miguel Boyer. Ahora, el Papa Francisco se hace pasar por pobre. No digo que esto no sirva de consuelo para muchos, pero no va a resolver el problema. El único sistema que ha sacado de la pobreza a millones de seres humanos es el capitalismo. Por eso el verdadero Papa de los pobres fue Juan Pablo II que abrió el camino hacia la libertad y resistió y venció al igualitarismo comunista, la peor fábrica de miseria, muerte y dictadura de la Historia.

Enlace al artículo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies