Por fin, 64 años después, hemos visitado nuestro Colegio de párvulos: la Sagrada Familia, de la calle Sagasta. Hemos reconocido muchas de las cosas de entonces.

Mi amigo Javier Martínez Ordoño y yo habíamos planeado hacer esto hace mucho tiempo. Finalmente él no ha podido venir, murió. Han venido otros compañeros como Tani Mompó, Acedo, Pedro Fernández Melu y Juan Antonio Vila. Con Juan Antonio hemos ido más tarde a las instalaciones municipales de la calle Arbolí, antigua Casa de la Camorra. Tanto lo que era el patio del colegio de Sagasta (hoy muy distinto al de entonces) como el del colegio de Arbolí (también distinto), se parecen, posiblemente fuesen antiguas plazas donde se ubicaban teatros ambulantes, circos, etc. De hecho la calle Circo da al colegio de Sagasta. El patio de entrada de Sagasta, de mármol, sigue pràcticamente igual, lo que eran las clases del bajo han cambiado, salvo las puertas y las ventanas a la calle. El primer piso está muy parecido. No recordaba la capilla. El patio interior está muy cambiado, con pistas deportivas que entonces no existían. El pasillo desde el patio de entrada hasta lo que era el amplio patio interior que da a la Casa del Obispado, está igual.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies