La oferta electoral

Hoy toca analizar la oferta electoral andaluza. Por el centro izquierda se presenta un PSOE que lleva gobernando Andalucía 33 años con el resultado conocido: el paro más alto de Europa, los más importantes casos de corrupción en España, una sanidad colapsada, el mayor fracaso escolar, y la ocupación del espacio social andaluz por parte de los afines al Partido. Su inmensa fuerza estriba en la influencia clientelar que tiene en los grandes pueblos rurales de Andalucía, y en la propaganda de sus potentes medios y organizaciones afectas. Su oferta, retórica, es más de lo mismo: aumentar toda clase de “derechos” para el votante con cargo a unos impuestos casi confiscatorios que asfixian a familias y empresas. No me voy a parar mucho en las opciones populistas de IU y Podemos, pues presentan unos remedios ruinosos y tiránicos archiconocidos y sufridos ya por muchos países. Unos remedios mucho peores que la enfermedad que denuncian. Hoy se tiene amplia información disponible al respecto. Hay tres grupos que presentan un programa novedoso y parecido, en el sentido de defender claramente la unidad de España, la Constitución, y de mezclar equilibradamente propuestas socialdemócratas y liberales. Me refiero a Ciudadanos, UPyD, y Vox. Si se hubiesen presentado unidos habrían sido una alternativa seria para los dos partidos mayoritarios, dada su moderación y alejamiento de la corrupción imperante. España, y sobre todo Andalucía, necesitan un nuevo imaginario político que sustituya el populismo de ofrecer al votante toda clase de “beneficios” -caros y obligatorios-, por una sociedad más libre, competitiva, y dependiente de sí. De los tres grupos, especialmente Ciudadanos ofrece un tránsito realista de un modelo de sociedad a otro, incentivando a empleadores y ahorradores. El PP tiene a su favor el haber colocado a España en el lugar de la recuperación sólo con políticas austeras y reformas bien encaminadas, aunque no decididamente liberales. También ha manejado con habilidad los embates del independentismo, un movimiento que parece decaer ante la táctica legalista y templada de Rajoy. Tiene en su contra la corrupción, aparecer como culpable de los recortes andaluces, un líder desconocido y no contar en Andalucía con una corriente modernizadora, como el Esperancismo.

Enlace al artículo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies