Manifestaciones de frente y de perfil. Andrés Trapiello.

  • ANDRÉS TRAPIELLO

Actualizado Jueves, 19 enero 2023 – 00:36

El independentismo catalán se ha trasladado hoy a Madrid. Está instalado en la Moncloa

Manifestación constitucionalista en Barcelona el 8 de octubre de 2017.
Manifestación constitucionalista en Barcelona el 8 de octubre de 2017.QUIQUE GARCÍAEFE

El 1 de octubre de 2017 se celebró en Cataluña el referéndum ilegal y se puso en marcha un golpe de Estado (que acabara en una mamarrachada no debe hacernos olvidar que iban en serio). El día 3 el Rey dirigió un discurso a la nación española. Encolerizó a los nacionalistas, sulfuró a la extrema izquierda y «defraudó» a la mitad del Psoe y a todo el Psc: el Rey se había dirigido a la nación española y no a la nación catalana. Cierto, recordó a todos en la lengua de todos que había que acatar la Constitución, que de España decidiría el conjunto de los españoles y, a los constitucionalistas catalanes, que no estaban solos. Y el 8 tuvo lugar la manifestación de los constitucionalistas. Asombró el número de asistentes, pero nada tanto como el propio asombro. Pocos lo habían imaginado. Y menos aún los golpistas. Si el discurso del Rey había sido providencial, la manifestación resultó decisiva: el mito del «poble catalá» se diluyó esa mañana como un azucarillo en un vaso de ratafía, y un partido constitucionalista, Ciudadanos, ganó dos meses después las elecciones.

Quienes organizaron la manifestación habían estado llamando antes, en plan teleoperadores, a infinitas «personalidades» políticas, sobre todo de izquierdas. Era importante enviar el mensaje de que la defensa de la Constitución nos incumbía a todos, no solo a la derecha. Hubo algunas excepciones, pero la mayoría de esas «personalidades» se puso de perfil con un argumento falaz y sobre todo miserable: no querían que se les viera en compañías indeseadas, principalmente de Vox. Ya entonces.

El éxito de la convocatoria fue tal que algunos, como el hoy ministro de Cultura y entonces Jefe del socialismo catalán, corrió despepitado?a sumarse a la manifestación convocada quince días después; trepó incluso de forma indigna a la tribuna, a la que no había sido invitado, sin que le importara mucho ni poco que se le viera en malas compañías.

El independentismo catalán se ha trasladado hoy a Madrid. Está instalado en la Moncloa. Lo que los nacionalistas no lograron ganar por las bravas se lo facilita ahora Sánchez mansamente a cambio del apoyo parlamentario que lo sostiene a él instalado en la Moncloa. Un palíndromo kakfiano. Indultados los golpistas, suprimida la sedición y rebajado el delito de malversación, todo está preparado para un pseudorreferéndum al que buscarán un nombre pomposo, despistante… y «constitucional».

Y por eso este 21 de enero es tan importante como aquel 8 de octubre. El Gobierno y sus socios tratarán de hacer creer que ahí solo acudirán gentes de Vox. Irán los que quieran. Unos serán de Vox y la mayoría no. Como en la vida. Llegados a este punto conviene recordar lo que cuenta Savater de los cuatro gatos que empezaron su «Basta ya» delante del Ayuntamiento de San Sebastián, acribillados por los ultrajes de la jauría filoetarra. A veces se les acoplaba uno de Falange. Los que buscaban una excusa para no dar un paso al frente se lo afeaban. Y Savater replicaba: «¿Y qué? Aquí estamos contra Eta, no por Falange». El 21 estaremos «por España, la democracia y la Constitución», menoscabadas a diario. Lo que resultará difícil de comprender no es que acudan gentes de Vox o que dejen de hacerlo los Iceta de hoy, sino que quienes no hablan de otra cosa que del «Gobierno liberticida de Sánchez», como Feijoo y Ayuso, se pusieran de perfil… tal y como quieren Vox y el Psoe. Ellos sabrán, y también se lo recordaremos. Para eso estamos los plumíferos. Para recordar. No servimos para otra cosa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies