Se escribe peor en los pueblos. Salvador Sostres.

En los pueblos se escribe peor. Me doy cuenta estos días. Se escribe peor porque no hay nada entre la naturaleza y yo. Tengo que cargar con los elementos. El frío de la alta montaña. La exageración de la calefacción. Buena comida, pero de una contundencia de la que no regresas. Se escribe peor en los pueblos, por eso son pueblos. Los vínculos son más densos. Hay más tribu, más odio. Miradas que parecen de hostilidad y en realidad no lo son pero un día se les torció el gesto y no lo pudieron enderezar. En los pueblos, como en las mujeres, todo depende más de los humores, de los fluidos, del tam-tam del vientre profundo. Por eso escribimos mejor nosotros y se escribe mejor en las ciudades. En los pueblos hay que estar pendiente de lo que la ciudad resuelve con velocidad, anonimato y las gasolineras. Pesa más cada paso en el pueblo y llego menos ágil al artículo. Algo tira de mí hacia el fondo de la tierra, algo muy molesto.

Estoy muy enfadado con este peso, con la pureza de este aire seco que noto en la nariz al respirar y no puedo dejar de ser consciente de que estoy respirando. Echo de menos la contaminación, el olor a asfalto y a comida barata. Que haya más cosas -no me importa cuáles- entre la naturaleza y yo. La Civilización funciona por la cantidad de cosas que ha puesto entre el hombre y la naturaleza. Y lo que es lo mismo: entre el hombre y la democracia.about:blank

El gran logro de la democracia representativa consiste en alejar lo máximo posible al individuo de la toma de cualquier decisión. Habiendo asumido el mal menor de que cada voto valga lo mismo es importante asegurarse de que en su conjunto no sirven para nada. Felipe González ha reconocido con el tiempo que fue un grave error convocar el referendo de permanencia en la OTAN; un acto de irresponsabilidad dejar en manos de la gente una decisión que le correspondía a él tomar, porque tenía toda la información de hasta qué punto era esencial permanecer para España. Y que lo correcto habría sido tomar la decisión y convocar elecciones al día siguiente, para que sus votantes decidieran si le castigaban por haber prometido durante la anterior campaña lo contrario de lo que luego tuvo que hacer como presidente. De todos modos pagó un elevado precio por su equivocación, porque para financiar de bajo mano la campaña del “sí”, el PSOE obtuvo dinero de no debía, y lo que se conoció como “Caso Filesa” fue la primera fuga de corrupción de un Gobierno que caería 10 años más tarde por este tipo de problemas.

Por el mismo motivo pero puesto del revés, los referendos y la mal llamada democracia directa es el proceder que prefieren los tiranos. Populismo y barbarie siempre van de la mano.

En cultura, nadie alejó tanto al hombre de la naturaleza como Ferran Adrià con la aceituna esférica. Por eso es mi genio favorito de todos los tiempos. Tomó de referencia la aceituna de la naturaleza y la volvió culta, conversativa, inteligente. Una persona, un voto. Una aceituna, un hueso. Y a partir de ahí el poder creativo del genio vivo más importante de su época. Cuando empieza la metáfora termina lo selvático. Había años que en El Bulli no comías nada directo, y todo era talento. Nunca fui tan feliz, nunca me sentí tan comprendido. Hay que alejar tanto como puedas a la vaca que aún dice “mu” de la mesa. En los pueblos esta distancia se acorta trágicamente. Hay un desfile de bestialidad que me horroriza y me pesa y me distrae y escribo peor porque no puedo centrarme en lo que de verdad me interesa.

A las 14:00 el Barça vuelve a la Liga. Con la ilusión que me hace y tener que escribir la crónica desde un pueblo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies