La oferta electoral

Ante las próximas elecciones, hoy toca analizar a las fuerzas políticas en litigio. El PSOE ha protagonizado los casos de corrupción más importantes desde la Transición. En un momento crucial de amenaza separatista, ha titubeado sobre la unidad de España, porque si por un lado recuperaba una bandera española extrañamente descomunal, por el otro se ha aliado con independentistas en ayuntamientos catalanes o ha defendido un federalismo asimétrico en favor de Cataluña. Además, aún pesa el recuerdo de la desastrosa gestión que Zapatero hizo de la crisis, y ha regalado las principales alcaldías de España a un partido incompetente y antisistema. Todo esto no es una buena noticia, pues el país necesita de una socialdemocracia moderna que sea alternativa al centro derecha. Al parecer, el debate del lunes le ha dado de nuevo presencia a Sánchez, a pesar de su estilo bronco y poco homologable a los modos europeos. C´s aparece como la fuerza política en ascenso. Viene de batirse el cobre a favor de la unidad de España nada menos que en Cataluña, defiende un programa sensato, aunque irregular, que mezcla ideas liberales y socialdemócratas, se ha puesto detrás del gobierno, sin complejos, en las cuestiones de estado, y es ajeno a las corrupciones de los grandes partidos. En su contra figura que aparece como un partido unipersonal, pues poco se sabe de la mayor parte de sus candidatos. El PP ha subido enteros en los últimos tiempos, a pesar de lo impopular de los necesarios -y universales- recortes pasados. Frente al tradicional tremendismo español, ha afrontado gravísimos problemas -como el del independentismo catalán o la amenaza yihadista-, con un talante moderado aunque no exento de firmeza. Salvó a España del rescate con una serie de reformas que, aunque tímidamente liberales, han propiciado un crecimiento admirado más fuera que dentro de nuestras fronteras. Su punto débil radica en los casos de corrupción y en un cierto abandono de sus votantes más conservadores. Por último, ¿qué decir de Podemos? Sus posturas aparentemente moderadas de los últimos tiempos no deben hacer olvidar que es un partido neocomunista que ha asesorado a un gobierno antioccidental que ha tiranizado y arruinado a un país rico como Venezuela.

Enlace al artículo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies