Trapiello: la izquierda adorable

 

No toda la izquierda política es la socialpodemita, mayoritaria en las tvs y redes sociales. Hay una izquierda moderada, firmemente constitucionalista, contraria a la política de este gobierno aliado de comunistas y separatistas, que o bien habita callada en el PSOE (eso espero) o formó parte de esa generación de la época de González y Guerra que, con sus errores, tantos servicios prestó a España. Algunos de ellos, aún siguen manifestando a contracorriente su pedagogía de patriotismo y sensatez, como Joaquín Leguina, Francisco Vázquez o Rosa Díez.

Pero no es sólo en algunos políticos donde pervive esa socialdemocracia. También entre escritores, intelectuales y artistas. Tengo una lista de preferidos, entre los que mencionaré al adorable Fernando Savater, criticado indignamente por el gobierno junto a los que fueron a Alsasua, a Félix Ovejero, que ha publicado “La deriva reaccionaria de la izquierda”, a Arcadi Espada, prosista sutil y valiente crítico del separatismo xenófobo y el gigante prisáico, y por fin, a Andrés Trapiello, quien acaba de publicar su documentado y sugestivo, “El Rastro”, sobre el emblemático mercado madrileño. Desde que le leí “Las armas y las letras”, un libro imprescindible para conocer con rigor todo sobre literatura y guerra civil, quedé cautivado por su escritura y su decencia intelectual. En ese libro rebatió varios mitos históricos: que no hubo más y mejores escritores defendiendo la República, sino el mismo número en un bando que en otro; que el grueso del exilio marchó en 1936 desde territorio frentepopulista y no tras la victoria de Franco; y que hubo escritores perseguidos por ambos bandos como Clara Campoamor o Chaves Nogales. Entre otros méritos, Trapiello ha reimpulsado El Quijote y ha contribuido, editándolos, a que maravillosos reaccionarios, como Sánchez Mazas, César González Ruano o Agustín de Foxá, silenciados por la dominante propaganda de los vencidos, empiecen a ser apreciados. Por si fuese poco, en estos días ha resumido muy bien la situación española: “Felipe VI defiende mejor los valores republicanos de la Ilustración que Quim Torra”.

En Cádiz, tendría que haber estado con toda justicia en esta lista de la izquierda solvente, necesaria y patriota, un amigo que nos ha dejado recientemente: el doctor Leopoldo Martín

Disuasión

 

 

La Historia demuestra que a veces las sociedades eligen pegarse un tiro en el pie o incluso suicidarse. Ocurre por motivos diversos, como cuando encumbran a un líder dictatorial, se encaminan hacia el nacionalismo xenófobo o votan medidas económicas que se saben ruinosas por la experiencia y la ciencia. Fue esto último lo que le pasó a Argentina con Perón. El país era una de las primeras potencias económicas del mundo, pero la continuidad de las políticas populistas lo arruinó. En un nivel mucho menos traumático, por ahora, da pena ver en estos días como Inglaterra corre el peligro de la división interna por su confusa ruptura con Europa para tristeza de los que somos anglófilos de toda la vida y admiramos ese modelo de democracia liberal evolutiva que evitó la guillotina francesa y nos salvó la libertad derrotando a Hitler (Churchill) y derribando el muro de Berlín (Thatcher).

En especial, los procesos encaminados hacia la tiranía, no sólo requieren de vanguardias organizadas y coactivas a su favor sino falta de conciencia o ausencia de resistencia de los que no hacen nada por evitarlo. Hay veces en la Historia, que los sistemas constitucionales han tenido los medios legales para evitar estos males con medidas  disuasorias y no lo han hecho por debilidad o error.

Veamos algunos ejemplos. A Hitler se le condenó a una ridícula pena que no cumplió tras el golpe de estado que dio en 1923. Chávez pasó sólo dos años de cárcel por su golpe en Venezuela, pues su caso fue sobreseído por un gobierno interesado. Largo Caballero fue indultado al poco tiempo de liderar la huela general revolucionaria de 1917. La insurrección del separatismo y la izquierda contra la República condenó a unos culpables que fueron amnistiados a la carrera por un gobierno frentepopulista apoyado por los antiguos insurrectos.Todos estos casos trajeron consecuencias trágicas o indeseables. En cambio, la condena a 30 años de Tejero surtió un formidable efecto estabilizador. En Cataluña, pero también en toda España, volvemos a los riesgos antidemocráticos de los años 30. Lo importante es que todo el que atente contra la Constitución sepa que pasará muchos años en la cárcel. Disuasión. Así se evitará la posibilidad de la tragedia. Por eso es tan importante que la sociedad civil apoye a los jueces y que el estado los proteja.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Gobierno cómplice Viva Cádiz 15 11 2018

El país atraviesa por un momento de riesgo. El sistema constitucional de la España unida y democrática está siendo asaltado sin que lo parezca. El grueso de la población forma su opinión  sobre la situación política por los telediarios de las teles y todos ellos muestran normalidad, cuando no son artífices de esa deriva. El objetivo es el triunfo en toda España del golpe que empezó en Cataluña a favor de la destrucción del sistema. No es una situación irreversible, la nación ya empezó a reaccionar tras el discurso del rey del 3 de octubre. Pero debe continuar. Porque con la complicidad de este presidente no votado y su acólito comunista, que parece el jefe, la amenaza ha crecido exponencialmente.

Todos los indicios apuntan a que el primer objetivo a conseguir es la impunidad de los golpistas encarcelados. En un primer momento el gobierno socialpodemita, dependiente del voto separatista, comenzó a criticar la prisión provisional de los culpables, luego se negó  a responder si les daría un indulto en caso de condena (es decir, lo daría), más tarde obligó a los abogados del estado a rebajar la pena de rebelión por la de sedición, y en estos días desacredita al Supremo -ya de por sí desacreditado con las desafortunadas actuaciones de una de sus Salas- posiblemente para debilitarlo ante la decisión que deberá tomar por los graves delitos cometidos (el ejecutivo corrige al judicial: el estilo es bolivariano puro). Algunos argumentan que como para el indulto hace falta la petición y el arrepentimiento del indultado, se negocia una amnistía.

Hay otros muchos síntomas de ese “proceso”, entre otros, despenalizar las injurias al rey, no responder de la acción del gobierno en el Parlamento (hay varios ministros pendientes de explicaciones, incluido el presidente), criminalizar a la oposición estigmatizándola de extrema derecha o mediante la construcción de “magnicidas” de hojalata u homologándola al bando franquista de la guerra –que se sepa el PP no estaba allí, sí el PSOE guerracivilista de Largo y Prieto-.

El caso es que España, en otras esferas, marcha razonablemente bien. Pero la amenaza está ahí y la auténtica socialdemocracia, si aún queda, no reacciona. Hace falta conciencia, movilización popular y que los constitucionalistas antepongan la unidad a sus intereses partidistas.

Verdad, Posverdad (Viva Cádiz 8 de noviembre de 2018)

Hay muchos tipos de posverdad, pero como el 80% de los medios están en manos progres, es esta la que predomina. Ejemplos.

Posverdad: Decir “el rey emérito Juan Carlos”.

Verdad: El rey Juan Carlos.

Posverdad: La “derecha” fue a Alsasua a crispar.

Verdad: El gobierno se ha puesto en contra de las fuerzas constitucionalistas, a favor de los filoetarras y en contra de las víctimas, a favor de Otegui y del Carnicero de Mondragón y en contra de Ortega Lara y Fernando Savater. Días antes se había puesto a favor de los presos golpistas catalanes y en contra de los jueces.

Posverdad: el PSOE es un partido de centro izquierda, Podemos de izquierda, C´s de derecha, PP de extrema derecha y Vox casi nazi.

Verdad: el PSOE ahora es un partido frentepopulista (no lo era con Felipe), Podemos es comunista, Rivera está entre el centro izquierda y el centro derecha (no se sabe), el PP es de centro derecha y Vox es de derecha. Los tres últimos defienden la Constitución. Podemos y los separatistas persiguen liquidarla. El PSOE les hace el juego.

Posverdad: La moción de censura se hizo contra la corrupción del PP.

Verdad: La corrupción socialista es sustancialmente superior. Ejemplo: Andalucía. El doctor Fraude prometió elecciones para entonces. Mintió.

Posverdad: Rato, del PP, es el único corrupto de las tarjetas de Bankia.

Verdad: El 79% de los que entraron en la cárcel por lo mismo que Rato son de izquierda.

Posverdad: Durante la crisis se le dio dinero público a los Bancos para restablecerlos.

Verdad: El dinero público no se le dio tanto a los Bancos (los bancos somos todos) como a las Cajas de Ahorros, gestionadas por políticos y sindicalistas.

Posverdad: Sánchez afirmó que presentaría demanda contra los medios que lo acusaron de plagio.

Verdad: No lo hizo.

Posverdad: El único golpista y dictador español del siglo XX fue Franco.

Verdad: Hubo dos insurrecciones izquierdistas contra el sistema constitucional en 1909 y 1917. En la República hubo varias insurrecciones de izquierda. La de 1934 de separatistas y socialistas produjo 1300 muertos. Azaña intentó invalidar los limpios resultados electorales de 1933. El socialista bolchevizado Negrín ejerció una dura dictadura en el bando frentepopulista.

Posverdad: La Asociación Pro Derechos Humanos defiende los derechos humanos.

Verdad: La APDH es filocomunista.

Desinformación (Viva Cádiz 25 de octubre de 2018)

 

 

La información en España está sesgada. El español se entera o no, de según qué cosas, en función del filtro “progresista” que aplican la mayoría de los profesionales de los medios que no necesitan que ningún jefe les diga que informen a favor del frentepopulismo, y en contra de la derecha, la extrema derecha o la extrema extrema derecha. Y no lo necesitan porque lo llevan dentro desde que lo aprendieron en la facultad de periodismo-leninismo. Veamos tres ejemplos.

Primero. Zeinad Sekaanvand era una muchacha iraní que harta de las palizas de su marido lo apuñaló cuando ella aún era menor de edad. En un juicio sin abogado fue condenada a muerte y ahorcada. En 2017 la ONU denunció 90 ejecuciones de menores de edad en ese país. La pregunta es: ¿son inadmisibles las recientes salvajadas de la dictadura de Arabia Saudí pero aceptables las de la dictadura iraní? Un detalle: Irán financia la cadena Hispan tv, de Podemos. Hasta ahora la información sobre Zeinad ha sido nula y las condenas a Irán inexistentes. En Cádiz es distinto. Ya se ha anunciado una protesta de su alcalde, y de sus subvencionados y subvencionadas, en esa tv modelo de independencia, Onda Cádiz. Esperaremos sentados. Se van a enterar los iraníes.

Segundo. Todo el mundo ha visto en las tvs a miles de hondureños caminando hacia los EEUU. A estas pobres gentes los han convencido de que tienen derecho a cruzar la frontera americana y que Trump no podrá impedirlo. Me malicio que lo harán en época electoral. En cambio, poco se habla de esos tres millones de venezolanos que han huido del que fue el país más rico del continente hasta la llegada de esos chavistas asesorados por Podemos y protegidos por Zapatero. Y no se habla, porque las tvs están en manos de amigos del sistema socialista bolivariano en riesgo de imponerse en España.

Tercero. Desde los años 80 se dice que nuestra ciudad está en ruina. Es el tópico izquierdista (asumido por todos) nacido contra Carlos Díaz y que perdura por la tergiversación de cifras provinciales. Pero otra vez los recientes datos de la Agencia Tributaria lo desmienten. Cádiz capital tiene unas rentas por encima de la media nacional y a la cabeza de Andalucía. Al contrario que en Sevilla, aquí no se ha hablado de esos indicadores, quizás porque desacreditan a la legión de ruinólogos locales.

 

Las dictaduras

 

Las dictaduras son perversas por naturaleza. Establecida esa premisa, a veces la palabra dictadura encubre situaciones bien diferentes. No es lo mismo la dictadura de Primo de Rivera, que la del comunista Pol Pot, un genocida que fusilaba a los que llevaban gafas o hablaban inglés porque se les presumía occidentalizados.

En general, el comunismo es algo más que una dictadura política, es un totalitarismo que impone la supremacía del estado sobre el individuo no sólo en lo político, sino en todos los ámbitos de la vida, en especial en el económico y social. Cuando Solzhenitsyn vino a España se extrañó de que llamaran dictadura a un régimen que permitía desplazarse, comprar un piso, hacer fotocopias o leer prensa extranjera. La izquierda, que ya predominaba en los medios, se escandalizó: Juan Benet llegó a decir que mientras hubiera personas como el nobel ruso, el Gulag debía permanecer.

El fascismo surgió como una reacción al comunismo. Fue Hitler, que como Mussolini era socialista (nacional-socialista), el que aprendió las técnicas de los campos de concentración de otro genocida, Lenin, y no al revés. En la guerra incivil, los militantes del partido republicano más importante, el republicano radical, prefirieron unirse a Franco para defenderse del proceso bolchevique al que se dirigía el Frente Popular.  Sin embargo, el comunismo ha seguido teniendo prestigio en occidente, quizás por su persistente penetración en los medios, la enseñanza y la cultura, y porque nunca tuvo su juicio de Nuremberg.

En España sin ir más lejos hay una ofensiva del comunismo populista -que ya domina las grandes ciudades y controla al gobierno- para liquidar la Constitución y la Monarquía, ofensiva que confluye con el separatismo catalán (y otros) que quiere romper la nación. El populismo, la quiebra territorial y la ruina acechan a España sin que lo parezca y sin que las tvs nacionales califiquen a Podemos de extrema izquierda ni vean peligro alguno mas que en Vox.

En España ha habido una radicalización de la izquierda desde Zapatero, el valedor de Maduro, sin que el centro derecha haya dejado su moderación. También pasó en la República. La nación está reaccionando, pero necesitamos un PSOE claramente constitucional. Mientras tanto, el doctor Sánchez, si puede, no convocará las elecciones prometidas.

 

El panorama electoral

Susana Díaz ha anticipado las elecciones para desmarcarse de los problemas del doctor Sánchez y para no coincidir con el juicio del caso más grave de corrupción habido, los ERES, aunque al final se hablará de los puticlubs de la FAFFER. El único patrimonio político de Díaz, a mi juicio, es el de ser heredera del felipismo, único contrapeso moderado en el partido al excesivo Sánchez. Pero poco más. Andalucía hace tiempo que necesita un cambio objetivo tras mantenerse como la región europea de más paro y peores indicadores. Tras 37 años de gobierno, caso insólito en Europa, el PSOE ha creado un auténtico régimen de clientes. Lean los datos que lo prueba con pelos y señales en “La tela de araña”, de Tena y Barreda.

En Cádiz capital, la gestión de la Junta ha sido nula. Antes, porque se pretendía castigar a Teófila, y ahora no sé si porque gobierna Podemos. El caso es que salvo la época de las rehabilitaciones en el casco antiguo (y habría mucho que hablar del patrimonio que se destruyó), la Junta sólo presenta como balance en los últimos tiempos el carril bici –de dudosa necesidad en una ciudad tan estrecha- y la nueva estación de autobuses, lejana, aislada, que alarga los trayectos en varios minutos. En medio, una lista interminable de promesas incumplidas, como la Ciudad de la Justicia, el nuevo hospital, el hotel en el Tiempo Libre o la facultad en Valcárcel, por citar algunas importantes. Ni siquiera la complacencia del alcalde para con Díaz ha servido de algo.

C´s es la opción que se presenta con menos lastre. Pero en Andalucía, a pesar de la pantomima de aparecer ahora peleado con Susana, ha tapado los errores del PSOE, y algo más. Eso le quita crédito. Cabe recordar que a Rajoy le costó trabajo que C´s lo apoyara con el 155, aunque en el Parlament, Arrimadas ha tenido intervenciones memorables. En C´s hay gente nueva e interesante pero también políticos rebotados de partidos tradicionales.

Ya sabemos la dificultad de superar el voto cautivo andaluz, pero a pesar de ello, el PP no ha realizado un acertado análisis de sus derrotas. Algo no está haciendo bien.

Por fin, Podemos, puede ser la opción no deseada de gobierno para Susana, si C´s pasa a la oposición. Eso aumentaría su cuota de poder, ya muy importante, en su temible objetivo de liquidar el sistema constitucional.

Arquitectura progre

En Cádiz suele predominar un relato arquitectónico falto de sensatez. Por ejemplo, las críticas al nuevo puente se siguen sosteniendo machaconamente en el tiempo a pesar de que esta obra es ya una realidad irreversible. Quizás se mantienen porque fueron creadas por arquitectos que tienen influencia mediática. Aún recuerdo dos páginas enteras de un periódico local dedicadas a descalificar al nuevo puente…. ¡tras su inauguración! Creo recordar que uno de los argumentos utilizados era el de su “impacto visual”. ¡Precisamente su más brillante cualidad!

En esencia, a mi juicio, el relato predominante, aunque revestido de una terminología solemne, es simple: demonizar lo privado y sacralizar lo público. De ahí la aversión a una obra que favorece al coche privado. Aquí cabría disertar sobre por qué lo público es tan venerado por este discurso progre. Sería largo de exponer pero tiene que ver con el igualitarismo obligatorio orwelliano que la izquierda quiere imponer desde siempre, a través del estado.

Así, el coche es facha y la bici y el tranvía son progresistas, quizás para emular a las ciudades de los países nórdicos, en su momento emblemáticos por sus políticas socialdemócratas, aunque hoy ya todos casi reconvertidos al liberalismo -qué horror la actual Amsterdam, una jungla de bicis, tranvías y motos contra el peatón-. Precisamente el nuevo puente costó 200 millones más porque la Junta lo amplió para que circulara un tranvía del que nunca más se supo (100 millones). Además, los sindicatos obligaron a un tramo desplegable por si algún día se construía en Astilleros un superbarco (otros 100 millones). Ambas demandas sirvieron de paso para retrasar una obra capitalizada por “la derecha”. Todo esto sin entrar en la eterna obra del tranvía San Fernando Chiclana.

En fin, este grupo crítico con el puente es el mismo, más o menos, que defendió tirar el edificio de la Aduana porque es “una obra franquista” y  que elogió en su día el adefesio de la pérgola del Paseo de Santa Bárbara. Curiosamente, ninguno ha protestado por el atentado arquitectónico más pernicioso producido en el paisaje visual de Cádiz: tras una desdichada reforma de la catedral, los azulejos amarillos, orientalizantes, que caracterizaron siempre a su cúpula se han tornado de un deteriorado color anaranjado.

Flamencos de Cádiz en Triana, Pina, Vizcaíno

 

He sido un felicísimo testigo de la memorable actuación de una pléyade de jóvenes flamencos gaditanos, acompañados del sabio Juan Villar, en Triana, treinta años después de que otra gran representación gaditana actuara en la Bienal. Fue una noche apoteósica, con el público gritando Viva Cai y abrazando al final a los artistas. Será difícil ver de nuevo juntos -¿por qué no grabó Onda Cádiz?- a tanta excelencia en el cante y el baile de Cádiz: Rosario Toledo, que dirigió el espectáculo, David Palomar, José Anillo, El Junco, Ana Salazar, Samara Montáñez, Anabel Ribera, Eduardo Guerrero, Rafael Rodríguez, Oscar Lago, Roberto Jaén y Juan José Villar. Y el gran Juan Villar. En Cádiz, con ellos y otros muchos, el flamenco goza de gran salud. Olé por todos.

Vamos ahora con la situación del Cádiz. No conozco ni a Vizcaíno ni a Pina. No sé quien tiene razón, lo único que me importa es el Cádiz. Si va a ser Vizcaíno el vencedor de este destructivo conflicto, le deseo lo mejor, porque lo será también para el club, pero muchos cadistas creen que el Cádiz está perdiendo una oportunidad de oro de ser un equipo importante en Primera con Pina, dada su trayectoria de éxito.

Quique Pina llevó al Ciudad de Murcia desde la nada a Segunda División. Después, con Juan Carlos Cordero, cogió el Granada en Segunda B y en dos años ya estaba jugando en Primera. En el Cádiz, con él en 2012, no subimos a Segunda por una criminal actuación arbitral. Con Pina al cargo de lo deportivo, el Cádiz siempre jugó el play-off de ascenso a Segunda, hasta que en 2016 subió a la categoría de plata. En Segunda, la primera temporada jugó el play-off de ascenso a Primera, y el año pasado estuvimos a punto de jugarlo también.

Para colmo, se ha publicado que cuando Vizcaíno se metió en lo deportivo fue para no aceptar la oferta china por Alvarito a principios del verano, cosa que hubiese posibilitado tiempo para traer un delantero de fuste, de imperiosa necesidad desde hace meses. En fin, no tengo nada contra Vizcaíno y no hay cosa que más desee que equivocarme, pero tengo mis dudas sobre este nuevo Cádiz.

Un último apunte, en este caso deportivo: ¿por qué no pueden jugar juntos Perea y Aketxe, dos jugadores de gran clase, y por qué ese excelente jugador que es Brian está descartado?

El doctor Sánchez y la prensa

La reacción de la prensa española ante la tesis de Sánchez muestra el grado de cinismo en el que nos encontramos. Por un lado, la prensa no de izquierda, explicaba con profusión las irregularidades de la tesis. Así, Javier Chicote en ABC ofrecía exhautivos argumentos sobre los párrafos plagiados por Sánchez, Negre en El Mundo se extendía sobre las irregularidades en torno al Tribunal, y Carlos Cuesta y otros en OK Diario trataban de la génesis de la tesis express. En el otro lado, la prensa afín al gobierno, en ningún momento intentaba rebatir estas acusaciones, simplemente las ignoraba o se limitaban a publicar las manifestaciones del presidente de que esas acusaciones eran falsas.

Sé lo que digo. He copiado todos los titulares y fotos del día 13 de los principales periódicos españoles al respecto. Tengo la intención de subirlo a mi página web.

Lo curioso es que Moncloa dijo que un plagiómetro propio había detectado que “sólo” un 13, 9 % del texto era plagio, es decir ¡unas 47 páginas! El propio presidente, tras mentir en el Parlamento diciendo que la tesis era accesible, amenazó a la prensa crítica con una querella que hasta hoy se ha quedado en nada -si se sabe calumniado, tiene la obligación de ir a los Tribunales: o miente él o mienten estos medios-, y publicó en Facebook, con fallos de redacción impropios de un escolar, que “admitía no haber tenido tiempo para investigar”.

De todas formas lo más decepcionante han sido los telediarios. Aquel día 13, Antena 3, que hasta ese momento me parecía la tv menos sesgada, fue la única que contó los plagios del presidente. Pero mi gozo en un pozo. Al día siguiente, junto a las demás cadenas, dio por válida las afirmaciones de Moncloa sobre el no plagio, incluida la de que en una tesis es lícito copiar hasta el 14%. Sin duda, en España se ha instalado la mentira, si pensamos que la mayoría de la población se informa de las noticias a través de los telediarios.

En Cádiz, algunos que vienen criticando con saña a un concejal del PP a propósito de otra tesis aún no han dicho ni pío sobre Sánchez, quién por cierto no hace tanto tiempo llamó indecente a Rajoy (genial Arcadi Espada sobre la falta de escrúpulos de este presidente).

De fondo queda una vez más aplazado el sustancioso debate sobre la corrupción universitaria.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies