De 7500 ciudades de más de 1000 hab en España, Cádiz está la 350 en rentas. ¿Cómo lo ve José Antonio Hidalgo?

INFORME DE LA AGENCIA TRIBUTARIA¿Cuáles son las ciudades más ricas de la provincia de Cádiz?

  • Entre las capitales andaluzas sólo Sevilla tiene más renta que la gaditana
  • Ninguna localidad de la provincia está entre las 250 poblaciones mejor situadas del país
Una vista de Cádiz desde el puente de la Constitución.
Una vista de Cádiz desde el puente de la Constitución. / JULIO GONZÁLEZ

JOSÉ A. HIDALGO

Matadepera es un pequeño pueblo de Barcelona. Apenas ocupa 24 kilómetros cuadrados y no llega a los diez mil habitantes. Su escasa superficie, que duplica a la de Cádiz capital, y que está ocupada en su mitad por un parque natural, no le ha impedido que, según la Agencia Tributaria sea el municipio más rico de España, con una renta media de 218.788 euros, dejando atrás a Pozuelo de Alarcón, en Madrid, que en los últimos años ha liderado este ranking pero que ahora se queda con «apenas» 166.006 euros de renta.

Los datos de estas dos localidades dejan en la más pura de las miserias a todas las localidades de la provincia de CádizSan Roque, en clave provincial, lidera esta lista (con datos de 2018 analizados por la Agencia Tributaria) y se queda con 29.160 euros de renta bruta media; le siguen Algeciras, con 29.042, y Cádiz capital con 28.201 euros.

El estudio se centra en 2018, cuando ya se comenzaba a notar una evidente mejoría en la situación económica de la provincia, tras la crisis de 2008. Este año San Roque adelantó a Algeciras, que lideraba el listado de las más ricas desde 2013, tras situarse en este periodo siempre entre las primeras cinco posiciones, grupo en el que está también El Puerto de Algeciras.

Cádiz, El Puerto, San Roque y Algeciras, con estas rentas, mantienen puestos relevantes en el conjunto de la región, estando todas ellas entre las 20 primeras. Curiosamente, la provincia de Sevilla acapara los diez primeros puestos. En cuanto a capitales andaluzas, sobre la hispalense supera a Cádiz. Todas las demás, incluida Málaga, tienen una renta inferior a la gaditana.

El informe de la Agencia Tributaria analiza la situación de las locales del país que superan el millar de habitantes, unas 7.500, por lo que quedan fuera Torre Alhaquine, Benaocaz y Villaluenga del Rosario. En el conjunto nacional, San Roque ocupa el puesto 263 (con un espectacular ascenso pues en 2013 estaba en el 484), Algeciras en el 274 (baja 46) y Cádiz en el 358 (baja 81).

Respecto a la renta, en estos cinco años Cápital la ha incrementado en un 10%, pasando de 26.010 a 28.201 euros, que son 700 euros más que respecto a 2017.

En cuanto al resto de las grandes ciudades de la provincia, El Puerto está en la posición 425 en España y en la 19 de Andalucía con 27.532 euros; San Fernando, en los puestos 664 y 31 con 25.522 euros; Puerto Real, 749 Y 38, con 25.032 euros; Rota, en los puestos 825 y 45, con 24.625 euros; Jerez de la Frontera ocupa el puesto 899 en España y el 51 en Andalucía con 24.063 euros de renta; Chiclana, los puestos 1.079 y 65, con 22.897 euros; Sanlúcar está en el 1.831 y el 167 con 19.182; Arcos, en el puests nacional 2.146 y el 241 regional, con 17.992, mientras que en última posición se encuentra Puerto Serrano en el puesto 2.877 en España y el 556 en Andalucía, con una renta de 13.430 euros.

Pemán y la Guerra

Hay muchas falsedades sobre la Guerra Civil, y es que la Historia no siempre la escriben los vencedores. Se dice que los escritores defendieron en masa a la República (era el Frente Popular, la República no existía ya) pero en realidad se dividieron en dos bandos idénticos en número, como el resto del país. El gran exilio de intelectuales se produjo en territorio frentepopulista al principio de la Guerra, y no tras la victoria de Franco, como se repite.

La represión fue terrible en ambos bandos, pero la republicana tuvo su singularidad: checas, persecución religiosa (7000 religiosos asesinados) y matanzas colectivas (Paracuellos, cárcel Modelo). La represión del llamado bando nacional fue cruel en la posguerra, aunque menor que en otras guerras civiles. Además, como demuestran Larrazábal y Martín Rubio, la represión frentepopulista fue más intensa si consideramos el espacio-tiempo (el franquismo tuvo más territorio y más tiempo). Ya antes de la guerra, el Frente Popular se valió de depuraciones y de un uso partidario de las instituciones, también en la enseñanza, justicia y policía. Los guardias que asesinaron al segundo jefe de la oposición, Calvo Sotelo, estaban “adscritos” al socialista Prieto.

Entre los escritores, hubo muchos tipos de conductas, decentes e indecentes, al margen de ideologías. Juan Ramón Jiménez, republicano hasta el final, dedicó un piso en Madrid a acoger a niños hasta que un anarquista lo confundió con un cura y estuvieron a punto de fusilarlo. Se marchó al exilio. Tras la victoria franquista, tres falangistas desvalijaron su casa de cuadros, libros, manuscritos, etc. Juan Ramón quedó desolado. Las gestiones de Pemán lograron solventar una parte del daño. Alberti y María Teresa León vivían en el palacio requisado a los Heredia Spínola, en Madrid, donde celebraban fiestas, por lo que tras regresar del frente el poeta Miguel Hernández, comunista sencillo, se indignó. Quizás por ello al final de la guerra fue abandonado por los suyos (también Machado lo fue). Neruda envió a su mujer e hija enferma a Barcelona, mientras él se quedaba con su amante Delia del Corral en Madrid. Morla Lynch, amigo de Lorca, acogió a 2000 refugiados derechistas en su Embajada. Luego lo haría también con los republicanos. Neruda en cambio, se negó. Pemán fue siempre un hombre cabal que ayudó a los escritores en el exilio y que participó en la única oposición democrática al régimen, la de Don Juan. Haberlo represaliado es de bárbaro e ignorante.

Espero que esta emergencia verdadera que vivimos del maldito coronavirus ayude a apagar las ficticias emergencias que han distraído al gobierno: sobre todo las de clima, género y una “memoria” histórica trucada y rencorosa. Hay que desterrar el odio y volver a la unión y reconciliación de los españoles.

Feminismo extremo (12 3 2020)

Hay un machismo residual de costumbres que debe ser superado a través de la educación y de ponerlo en evidencia. Pero la igualdad ante la ley de mujeres y hombres, que es la principal demanda del sufragismo clásico y del feminismo de los 60, está garantizada en España desde la Constitución de 1978 (la brecha salarial es un camelo, nadie conoce un caso). En realidad es al revés, hoy la ley discrimina al hombre por serlo. Todo el mundo sabe en qué situación quedan los hombres divorciados o qué les pasa cuando reciben una denuncia de supuestos malos tratos que la inmensa mayoría de las veces ni siquiera se admite a trámite.

Quien no conozca nuestro país y oiga a las feministas radicales pensará que España es un infierno donde las mujeres no pueden salir a la calle porque son asesinadas y violadas en masa. Pero España es uno de los países más seguros del mundo para ellas (y para todos). Paradójicamente, donde hay más crímenes contra las mujeres es en el norte de Europa, considerado menos machista. La prensa se recrea señalando a los hombres, pero no suele informar de otras estadísticas porque son un tabú progre. Por ejemplo de asesinatos cometidos por mujeres o inmigrantes ilegales.

Históricamente, la izquierda nunca estuvo a la altura de sus prédicas. En la idealizada II República, la defensora del voto femenino fue Clara Campoamor, del Partido Radical, un partido más bien de centro. En contra del sufragio femenino se manifestaron Margarita Nelken, del PSOE, y Victoria Kent, radical-socialista. Azaña y Prieto se ausentaron del Parlamento para no votar en contra.

El feminismo dominante afirma que la supuesta inferioridad femenina es producto del capitalismo. Es un feminismo rojo, no violeta. Pero es justo en occidente donde hay un trato igualitario hacia la mujer, y no en Cuba o China. La izquierda ha pasado de impulsar -rentabilizar- el odio del obrero al empresario (hoy superado por el éxito capitalista), por el odio de la mujer al hombre. Hay miles de cargos y subvenciones en juego. Si como dice Montero el sexo biológico debe ser sustituido por el género voluntario, la lucha tradicional por la equiparación hombre-mujer deviene absurda. El totalitarismo -también el feminista-, necesita intimidar a los discrepantes y convertirlos en enemigos a expulsar e insultar. Le ocurrió a C´s en Madrid.

Carlos Cuesta. Sánchez sabía el 4M que debía elevar las medidas por el coronavirus pero no actuó hasta que pasó el 8M. OK diario 10 2 20

El Ministerio del Interior remitió a la Policía informes, ya desde el 4 de marzo, en los que se indicaba que estaba listo el protocolo de actuación diseñado para pasar del nivel de “contención” a un grado superior para combatir el coronavirus, tal y como muestra el documento que hoy publica OKDIARIO. Pero el Gobierno de Pedro Sánchez decidió que era mejor seguir con el nivel mínimo. Lo decidió justo antes de las movilizaciones por el 8M feminista en toda España. Porque, según el Ministerio de Sanidad, la situación estaba controlada y no eran necesarias más medidas por el momento.

El Gobierno regional de la Comunidad de Madrid y el del País Vasco, igualmente, reclamaban medidas más contundentes ya desde el pasado viernes. Ahora, cuando el número de casos se ha duplicado en un solo fin de semana y pasado ya el 8M, el mismo Ejecutivo anuncia una subida de un grado del nivel de protección, justo lo que se anunciaba ya en los informes de Interior.

El documento, sellado el 4 de marzo y remitido como contestación a las exigencias de uno de los sindicatos policiales –el sindicato CEP-, muestra todo el detalle de las medidas de seguridad diseñadas para los agentes a causa del virus.

Sánchez sabía el 4M que debía elevar las medidas por el coronavirus pero no actuó hasta que pasó el 8M

El informe detalla que “actualmente se encuentra activado el protocolo sobre enfermedades infectocontagiosas en vigor y se están aplicando las recomendaciones dadas por las autoridades sanitarias”. Y, efectivamente, es así, porque es el Ministerio de Sanidad el que coordina el protocolo, asistido por las áreas de Sanidad de las distintas Comunidades Autónomas.

Pero, acto seguido, el documento revela que el protocolo para saltar al siguiente escalón de protección está ya diseñado y en espera de que se decrete la mayor gravedad del avance del virus: “En la actualidad nos encontramos en la fase de contención de la enfermedad y hay previsto un plan específico en el caso de que se tuviera que aplicar un nivel superior”. Ese plan de nivel superior está elaborado por “el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales de la Subdirección General de Recursos Humanos y Formación”.

Exigencias de Madrid y País Vasco

Las fechas coinciden prácticamente, con sólo dos días de antelación, con la exigencia por parte de los Gobiernos regionales de Madrid y el País Vasco a Pedro Sánchez de un incremento de las medidas de lucha contra el virus, ante la evidencia de que las medidas inicialmente planteadas eran insuficientes.

Pero, pese a todo ello, el Gobierno de Pedro Sánchez decidió seguir esperando. Un periodo de espera que ha permitido que las movilizaciones por el 8M se pudieran celebrar sin cuestionar, justo lo que ahora se empieza a pedir que se evite: las concentraciones multitudinarias. En Madrid se congregaron 120.000 personas.

Ahora que ya han pasado las manifestaciones feministas, el Gobierno central acepta por fin el cierre de colegios, el impulso del teletrabajo para evitar la concentración de gente en las empresas, la petición a la población de que anule los viajes innecesarios y de que eviten las concentraciones multitudinarias.

No se trata de la única muestra de irresponsabilidad en la gestión del coronavirus. La Policía no ha dejado de quejarse de que el Ministerio del Interior sólo le está proporcionando mascarillas de protección frente al coronavirus para operaciones concretas y muy limitadas. Y, pese a ello, el Ministerio de Fernando Grande-Marlaska, como publicó la semana pasada OKDIARIO, remitió unas indicaciones internas para que los agentes se protejan del virus que exigen, de forma absolutamente generalizada, el uso de mascarillas: las mismas mascarillas que Interior no le proporciona de forma generalizada a la Policía. Fuentes policiales califican la situación directamente de “locura”.

Josep Pla

El 8 de marzo rememoramos el nacimiento de Josep Pla (1897-1981), el mejor escritor catalán del siglo XX. Pla es otro de los escritores silenciados por el “progresismo” cultural dominante por haber apoyado a Franco (frente a lo que él consideraba “la locura frenética y destructora” revolucionaria). Menos mal que aún ningún ignaro le ha retirado placas y bustos en su tierra, como a Pemán. ¿Hay que recordar a estas alturas que media España apoyó al bando nacional, desde la mitad de los intelectuales (Trapiello dixit) hasta el partido republicano mayoritario de Lerroux? También familiares de muchos progres que impulsan esta hemipléjica memoria del rencor. ¿Hasta cuando?

Sigamos con Pla. Tras una vida azarosa, se instaló en su masía de Llofriu en la posguerra, donde vivió una especie de exilio interior (nunca se acomodó al régimen) apegado a un pueblo que como él dijo “no ha producido ningún redentor, ni ningún coleccionista de sensaciones raras, ni ningún predicador estentóreo”.

Viajó mucho, tuvo varias mujeres (aunque no fue un seductor) y lo vivió todo, incluido un infarto que describió magistralmente en sus diarios. Una de sus normas fue “beberse en la comida una botella de vino y levantarse de la mesa en un estado de mayor equilibrio que antes de comenzar”. Escritor prolífico (unas 30.000 páginas), mantuvo siempre un estilo claro, preciso y sobrio, ajeno a la afectación, en el que se mezcla lo popular, la sencillez y la creatividad.

Durante la República fue cronista parlamentario hasta que huyó de un Madrid peligroso (escribió una Historia de la Segunda República imposible de encontrar). Tras la guerra, colaboró en Destino, una revista vinculada a los vencedores aunque pronto distanciada.

Algunos de nuestros escritores más interesantes de hoy se han ocupado de Pla. Arcadi Espada escribió un diario sobre el diario del ampurdanés que recomiendo. Sánchez Dragó le dedicó su programa “Negro sobre blanco” e Ignacio Peyró colaboró en dos números monográficos de las revistas “Insula” y “Quimera”.

Xavier Pericay ha dicho que Pla no es una escritura sino una compañía permanente de la que siempre estás aprendiendo porque ha recorrido el mundo antes, más y mejor que tú.

Para Valentí Puig, el escritor ampurdanés recibió influencia del gran Montaigne, pero también de los periódicos, y de hablar con la gente.

Pemán no puede ser represaliado. Jose Joaquín León 5-2-202

La decisión de aplicarle la Memoria Histórica debe ser revocada. No basta solo con protestar.

En contra de lo que están diciendo el teniente de alcalde Martín Vila y el alcalde Kichi (que ya se ha quitado la careta) José María Pemán no puede ser represaliado. Es una aplicación manipuladora de la Ley de Memoria Histórica. Ellos tergiversan la actuación de Pemán en el conflicto que dividió a las dos Españas. Cuando lo acusan, olvidan que se negó a que los escritores republicanos fueran expulsados en la Real Academia Española, olvidan su relación con Alberti para que volviera del exilio, y sobre todo olvidan su trayectoria desde los años 40 para establecer una monarquía democrática (que incluyera a la izquierda) y otros hechos comentados ya. Pero, además, hay otro muy importante: Cádiz le debe mucho a Pemán.

Hay instituciones como la Universidad, el Ateneo, la Real Academia Hispano Americana y el Casino Gaditano que se deberían pronunciar nítidamente en este asunto, porque es seguro que sin Pemán no serían como son. En algunos casos puede que ni siquiera existieran. Y lo mismo digo de la Cofradía del Nazareno, de la que Pemán fue hermano mayor (prioste, como se llamaba entonces) y le deben casi todo lo que tienen, empezando por la Virgen de los Dolores, que se la encargó al escultor Juan Luis Vassallo Parodi, amigo suyo. Nadie es profeta en su tierra, pero en Cádiz menos aún.

La decisión de aplicarle la Memoria Histórica debe ser revocada. No basta sólo con protestar. Los partidos democráticos tienen una responsabilidad que no pueden eludir. Por las buenas o por lo judicial. Ha sido una decisión injusta y sectaria, como lo prueba que en la comisión de la Memoria Histórica, el resultado salió por la mínima (al parecer, quedó 4-3). Votaron en contra las personas que hay en esa comisión con carreras universitarias, entre ellas Alberto Ramos Santana, catedrático de Historia Contemporánea de la UCA. Votaron a favor de represaliar a Pemán las personas que no tenían carrera universitaria y uno que sí la tiene.

Una decisión sectaria, adoptada sin unanimidad, que va contra el espíritu de justicia y reparación que debe tener la Memoria Histórica. En vez de acabar con los agravios, crean uno a destiempo. Y sobre todo crean un precedente nefasto en la caza de brujas, incompatible con una democracia.

Si a Martín Vila le queda algo de sentido común y de responsabilidad política, él mismo debería reconducir ese error. Y si no lo hace, son otros los que le deben obligar a dimitir y reparar esa injusticia. Incluido el PSOE, que no se debería poner el disfraz de Pilato para ser cómplices de la barbaridad.

La semana

La semana pasada ha venido cargada de noticias curiosas. Como no puedo hacer un artículo de cada una, haré un repaso general.

La culminación del proyecto Wikinger, en el que Navantia Puerto Real ha construido para Alemania la subestación de una enorme plataforma eólica marina, constituye una metáfora del mejor Cádiz. Los inversores han quedado muy satisfechos  por la calidad del trabajo, por las infraestructuras que rodean a Puerto Real, y que atienden a cualquier necesidad, y por la puntualidad en el cumplimiento. En resumen, una gran victoria internacional de Cádiz. No está mal que habláramos más sobre ello, en vez de regodearnos sólo en los problemas.

Despreciar el talento no es de personas libres. Me refiero a uno de los genios creativos de la cocina española, Angel León, y al caso de los becarios hacinados en un piso. Aponiente no obliga a nadie a vivir en ningún sitio, sino que pone a disposición de los becarios un piso, por si quieren ahorrarse el alquiler. Es un privilegio para un becario, seleccionado entre cientos, aprender con un gran maestro internacional. Que la prensa gaditana haya reaccionado en la defensa de Angel León, una de las marcas exquisitas de Cádiz, dice mucho de su acertado criterio a favor del talento.

El Ayuntamiento ha levantado una vieja y más que enterrada polémica: la posibilidad de una fecha fija para el Carnaval de Cádiz. Para los que vivimos el cambio del Carnaval por las Fiestas Típicas de mayo, todo esto nos recuerda al franquismo local. ¡Qué triunfo democrático supuso volver a las fechas cambiantes de febrero! Está muy bien incentivar ingresos turísticos, pero no a costa de cargarse la naturaleza de los Carnavales.

Incitar a la comisión de un delito sobre la propiedad, como ha hecho una concejala socialista de San Fernando, no debería resolverse sólo con la dimisión. Mucho más alarmante es que en las redes sociales se organice una manifestación de apoyo a la edil. Esto nos da idea de hasta donde llega la confusión izquierdista sobre un derecho fundamental del ser humano, el de propiedad, que como otros derechos esenciales de reunión, expresión o pensamiento, no cuestan el dinero a un tercero (a diferencia del “derecho a la vivienda o al trabajo”). Cuando el derecho a la propiedad se conculca, todo se viene abajo, como pasó en la República.

Progre no critica a progre

En Cádiz la nomenclatura progre domina el relato de lo que pasa (y de lo que pasó). No es que no haya excelentes analistas de todos los signos. Los hay. Pero quedan solapados por la fuerza de un “progresismo” oficial, que silencia y oculta sus errores. Voy a poner tres ejemplos.

No es Cádiz capital, es Andalucía la que tiene los peores indicadores de España. Sin embargo, no es casualidad que los mismos que durante años han señalado una y otra vez a su ciudad, para denigrarla, no hayan denunciado nunca, que Andalucía está a la cola de España tras 35 años de socialismo.

Me da que el caso de la cúpula de la catedral de Cádiz también responde a “progre no critica a progre oficial”. La cúpula siempre fue de un color amarillo intenso, de influencia bizantina, oriental, (recuerda a la de San Marco en Venecia, entre otras). Ese amarillo, que tanto me llamaba la atención de niño desde la azotea de mi casa, siempre ha formado parte del paisaje urbano de Cádiz. Pues bien, tras una de las reformas catedralicias, la cúpula comenzó a ponerse anaranjada, y ahora tiene un color como de bizcocho. Hasta donde sé, nadie ha dado una explicación. Supongo que es un problema de la empresa que colocó los azulejos. Pero, ¿por qué no se la obliga a reponer unos azulejos que mantengan el amarillo? Y aquí viene la sospecha: ¿no tienen nada que decir Patrimonio, ni los colectivos sociales, ni la Universidad? La red clientelar progre es muy crítica, pero con los demás. Entre ellos se amparan, independiente del tamaño del disparate.

Y el último ejemplo de ocultación de errores (u horrores), se refiere al pasado de la izquierda, aunque en este caso quizás sea más bien ignorancia. En estos días se ha vuelto a hablar del bombardeo de Guernica. Como siempre, todo el mundo conoce las barbaridades del bando nacional, pero no las del Frente Popular (que no de la llamada “República”, demolida por la revolución). Se desconoce que en Cabra también hubo un bombardeo por parte frentepopulista tan criminal y gratuito como el de Guernica, y que causó las mismas víctimas. Pero claro, Cabra no tiene altavoces mediáticos, ni la propaga el cuadro de un genial Picasso, comunista. Por cierto, pintado no de forma altruista, sino pagado a precio de oro por el gobierno del Frente Popular, con el dinero de todos.

Cádiz y Murillo

En una reciente visita a la catedral de Jaén tuve la suerte de asistir de forma casual a una magnífica conferencia de Benito Navarrete sobre Murillo. Es uno de los muchos actos que se están celebrando en Andalucía en la conmemoración del 400 aniversario del nacimiento del pintor, especialmente en Sevilla, donde a lo largo de 2017-2018 se realizan seis exposiciones de altura y diversos actos divulgativos.

Murillo, como se sabe, tiene una gran relación con Cádiz. Mientras pintaba Los desposorios místicos de Santa Catalina para la desaparecida iglesia de Capuchinos, -pintura que no pudo acabar, y que hoy se exhibe en nuestro Museo Provincial-, sufrió un accidente que al parecer aceleró su muerte. Además, una Inmaculada suya, preside nada menos que el histórico Oratorio de San Felipe.

A diferencia de Velázquez, El Greco y Goya que siguen influyendo en la modernidad, Murillo fue un pintor de gran influencia sólo hasta el siglo XIX, momento en el que tras la aparición de las vanguardias, empieza a dejar de interesar. La razón estriba en que a Murillo se lo ha mal interpretado como el pintor de la beatería. El periodo franquista no ayudó a mejorar esa imagen, pues llenó de Inmaculadas todo tipo de objetos: libros, latas, estampas, etc. Pero Murillo no es el beato que nos vendieron. Sus vírgenes son carnales y su pintura, de un naturalismo sorprendente, muestra la realidad que se vive en las calles  de la Sevilla del siglo XVII, hasta el punto de que es considerada hoy como de “denuncia” de la pobreza y la picaresca. Sus personajes son modernos, pues a pesar de ser pobres y desarrapados, no pierden la dignidad de seres humanos.

La influencia de Murillo reaparece en el siglo XX en dos pintores de vanguardia precisamente muy vinculados a Cádiz: los Costus. Ambos convirtieron a Bibi Andersen en la Inmaculada Colosal, y a Alaska en una Piedad, en su serie El Valle de los Caídos, expuesta en el ECCO de Cádiz.

Hace unos años, la Asociación de Amigos del Museo, recuperó una pieza del siglo XIX relativa al accidente de Murillo, pintura que se exhibe hoy al lado del retablo de Santa Catalina. Esa iniciativa es un camino a seguir.

Es una metáfora de cómo está la cultura con mayúsculas en Cádiz, que una ciudad tan vinculada a Murillo, deje pasar en blanco este IV centenario de su nacimiento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies