Mis años 60

Todo empezó con la película de los Beatles “¡A Hard Day´s Night”, en aquel bello cine modernista, el Gades. El impacto de aquella música y de su atmósfera British cambió mi vida. El inglés era ya mi pasión y la única asignatura en la que sacaba matrícula desde niño. Después vinieron las listas de discos de la radio, Escala en Hi Fi en la tv, el Piper club de Enrique las Marinas (Quique Street) y los viajes a Torremolinos, (más tarde a la Costa Brava y Barcelona), donde  respirábamos la libertad de los guiris.

Un segundo hito vital fue mi paso por la mítica academia Universitas, con personas tan emblemáticas como Serafín Gutiérrez y su mujer Angelines, Manuel Mora, Lolo Adrada, Marchante, Quiñones, etc. Allí intercambiábamos discos de los Beatles, los Stones, los Who, Elvis, Chuck Berry, etc. Recuerdo la música negra de Percy Sledge, Wilson Pickett, James Brown y Otis Redding.

En Cádiz oíamos rock en la radio de la mano de un omnipresente locutor, cuyo inglés paleto nos desesperaba; nos veíamos en los alrededores de la Plaza Mina; había concursos de conjuntos -como se decía entonces- en el Falla y el Gaditano;  íbamos a los famosos guateques y a los bailes de la Piscina, el Cantábrico, el Casino, Naútica, el balneario La Palma y sobre todo el Cortijo. En la ciudad -y en todo el entorno de Rota- se hacía una música muy interesante, con swing, con grupos como los Abunais, los Tekas, los Shaders entre otros, y especialmente los Simun (o Simún), sin duda el mejor grupo de blues-rock en España. Superaban a los salvajes Smash de Sevilla – muy buenos también- y al rock blando de Máquina, de Barcelona. La música de Madrid era más comercial. Los Simun de mi época (hubo cambios) fueron: Nono Ábalo, batería y líder del grupo; el genial Antonio Reguera, hoy una mezcla de Beni de Cádiz y Jimmy Hendrix, que ahí sigue: los viejos rockeros nunca mueren; Fernando Caso, gran bajo; y Manolo Martínez, el punteo más exquisito del rock español. A fines de los 60 me fui a Sevilla, donde ví otro film definitivo: “El Graduado” y su “Scarborogough Fair”. Por entonces llegaron el auto-stop, la acracia, los cigarros aliñados y la música de Cream, Jethro Tull, Led Zeppelin, Mayall, Dylan, Santana, Janis Joplin, etc. Poco después vinieron el marxismo, la mili, la militancia clandestina, otra vez Sevilla, la Facultad y la Historia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies