Barça, Atleti, Cádiz:milongas

El fútbol también es proclive a todo tipo de milongas. La más sonada es ésa de que el Real Madrid era franquista y el Barcelona no. Franco a quien ayudó de verdad fue al Barcelona con las recalificaciones, y la construcción del Palau. Es por eso que el Barça le concedió tres condecoraciones. Por mucho que se las quieran quitar los valientes directivos actuales, ya nadie podrá borrar esa sumisión, nunca practicada por el Madrid. Ese mito del Barça como club democrático se ha demostrado una vez más una patraña en estos días. Sus directivos han ido a visitar a los golpistas encarcelados, y sus jugadores han ido a la fracasada huelga general convocada por el asesino de Terra LLiure, Sastres. Es incomprensible que después de esto, algunos gaditanos sigan siendo culés.

No me disgusta el Atleti, aunque sí el estilo fascistoide impuesto por su entrenador a su fútbol, rayano en la violencia. Me cae bien su afición, mucho menos antimadridista la de Madrid de toda la vida que la de provincias. Debe de ser duro perder siempre con tu vecino, el Madrid, el mejor equipo de la historia, y es comprensible que se le eche la culpa al árbitro, a Florentino o a Franco. Por cierto, el Atleti proviene del Atlético Aviación, un club de militares de la época franquista.

En el Cádiz actual también se cuentan milongas. La de alcanzar los 50 puntos como objetivo es la más extendida. Machís, un jugadorazo, es el primero que se ha atrevido a decir la verdad del objetivo del ascenso, aunque la afición ya lo sabía.  

Me gusta Cervera y le agradezco estos inolvidables años. Pero ya no me creo que haya que hacer antifútbol para ganar; hay grandes jugadores para hacer un buen fútbol, como Cifuentes, Correa, Marcos Mauro-Keco, Sergio Sánchez, Brian, Salvi-Jairo, José Mari, Alex, Machís, Aketxe, Manu Vallejo. Sé que los guerrilleros cumplen su misión, pero ahora no es el momento de sacar a 3 ó 4 de salida. Pueden usarse para apuntalar un marcador favorable. Me consta que Cervera siente debilidad por ellos. A Eddy Silvestre, malo y violento, lo sacaba siempre. El esforzado Carrillo, ominipresente, marcó un solo gol en toda su estancia. Eso sí, respeto a los gladiadores actuales: Matos mejora, Garrido es un león, Lekic es oportunista y Edu Ramos cumple siempre donde juegue. Lo siento, no me gusta Querol.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies