El Mundo. Llevan al juez la lista de los 85 enchufados del PSOE en la fundación para formar parados de la Junta

Fernando Villén, ex director general de la Faffe en el Parlamento en la comisión de investigación sobre los cursos. CARLOS MÁRQUEZ

Un sindicato ha llevado al juez la lista con los nombres y apellidos de 85 trabajadores que fueron alcaldes o concejales socialistas o son familiares de dirigentes del PSOE y que fueron enchufados en la polémica fundación para formar parados de la Junta de Andalucía, Faffe.

El Sindicato Andaluz de Funcionarios ha denunciado ante el juez que los 85 trabajadores vinculados al PSOE enchufados en la fundación para formar parados del Gobierno andaluz, Faffe, fueron contratados simplemente por razones de «clientelismo político o nepotismo». La denuncia, en poder de EL MUNDO, precisa que estos empleados lograron su plaza en la Administración «sin observar procedimiento alguno ni respetar las exigencias legales para su contratación». Todos siguen trabajando en la Junta, ya que pasaron de la Faffe al Servicio Andaluz de Empleo (SAE).

Entre ellos, figuran alcaldes o ex primeros ediles socialistas, como el del municipio sevillano de Lebrija Antonio Torres, el del municipio cordobés de Espejo Santiago Jesús Castro o la de la localidad sevillana de Coria del Río Manuela Romero. También está la mujer del alcalde de Sevilla, el socialista Juan Espadas; hijos, hermanos y otros familiares de alcaldes socialistas de varios municipios andaluces, varios concejales y hasta una sobrina del histórico líder sindical Cándido Méndez [ver el documento adjunto].

A ellos se suman familiares del vicepresidente de la Junta y ex secretario de Estado, Gaspar Zarrías, que ahora está siendo juzgado por los ERE, y otros históricos dirigentes socialistas andaluces como Antonio Rivas, José Luis Blanco y Luis Pizarro, entre otros.

Clubes de alterne

Como viene informando este diario, la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo, Faffe, y sus antiguos directivos están en el punto de mira judicial por el presunto desvío de fondos públicos a través de tarjetas ‘black’ en prostíbulos de Sevilla y el gasto en cuatro años -entre 2008 y 2011- de algo más de 3,1 millones en viajes, hoteles y clubes de lujo. Así consta en el sumario que instruye el Juzgado de Instrucción 6 de Sevilla, que investiga esta entidad pública por el supuesto amaño de contratos y por funcionar, a efectos prácticos, como una agencia de colocación para dirigentes y allegados del PSOE.

El Sindicato Andaluz de Funcionarios ha recopilado los nombres y apellidos de 85 trabajadores de la Faffe y sus vinculaciones con el PSOE, «sin descartar» que el número de enchufados pueda ser «notablemente superior». De hecho, un atestado de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil sobre la Faffe revela que han encontrado unos 200 empleados vinculados al PSOE en esta fundación de la Junta, si bien el informe no enumera nombres y apellidos.

Para el Sindicato Andaluz de Funcionarios, estas contrataciones podrían ser constitutivas de presuntos delitos continuados de prevaricación administrativa, cohecho y tráfico de influencias.

En la denuncia figuran, como casos destacados, el del tránsfuga del PP del municipio sevillano de Camas, Eduardo Cabeza, que fue contratado en la Faffe un mes y medio después de que apoyara al PSOE en una moción de censura que desalojó a los populares de esta alcaldía. También el del ex alcalde de Lebrija Antonio Torres, que estuvo once años cobrando de la Faffe sin ir a trabajar.

Cuando la fundación para formar parados de la Junta contrató a los 85 enchufados del PSOE «se prescindió del procedimiento legalmente establecido», ya que estos fichajes se hicieron «con omisión de los principios de publicidad y libre concurrencia, sin procedimiento ni convocatoria de ningún tipo ni observancia de los principios de mérito y capacidad», recoge la denuncia.

La fundación que dirigía Fernando Villén, ex secretario de Empleo del PSOE andaluz, también tenía en nómina a la esposa y el cuñado de este directivo.

La Faffe fue creada en enero de 2003, durante la etapa del enjuiciado por los ERE José Antonio Viera como consejero de Empleo. Se extinguió pero todos los trabajadores quedaron integrados en el SAE a partir de mayo de 2011. Pasó de tener una plantilla de 120 empleados a 1.700. Durante los ocho años que mantuvo la actividad gestionó más de 300 millones de euros.

Reacciones

Tres personas que figuran en el listado de los 85 trabajadores de la Faffe con vinculaciones con el PSOE que el Sindicato Andaluz de Funcionarios ha llevado al juez han indicado este miércoles a EL MUNDO que no tienen nada que ver con las contrataciones irregulares. Se trata de Matilde Díaz Jiménez, Olga Carmen Vico Galiano y María José Vargas-Machuca Torres.

Díaz Jiménez, a la que el sindicato vincula con Francisco Vallejo, ha señalado que el ex consejero de Innovación, Ciencia y Empresa «no es familiar mío ni cercano ni lejano». Ha aclarado que entró a trabajar en la Faffe «a través de un oferta de empleo del Servicio Andaluz de Empleo y que hasta que no me llamaron del SAE no sabía que existía» esta fundación de la Junta. Ha detallado que pasó un proceso de selección con tres entrevistas y una prueba escrita.

«Tengo experiencia profesional como responsable de recursos humanos en una empresa de reconocido prestigio durante 15 años» y estaba inscrita en el SAE para mejorar de empleo porque «soy madre de familia numerosa y quería mejorar mi horario laboral», ha puntualizado.

Olga Carmen Vico Galiano figura en la lista enviada al juez como hija de Abelardo Vico Ruiz, alcalde socialista del municipio granadino de Freila. Sin embargo, las dos hijas de este primer edil son menores de edad y ninguna se llama como la supuesta empleada de la Faffe.

Respecto a María José Vargas-Machuca Torres, el ex diputado del PSOE y catedrático de Filosofía Moral y Política de la Universidad de Cádiz con el que se la relaciona, Ramón Vargas-Machuca, ha aclarado que no tiene ninguna hija con ese nombre, como por error figura en el listado del Sindicato de Funcionarios. Su hija «jamás» ha trabajado en la Faffe «ni en actividad relacionada con ese ámbito laboral». «Fui diputado hasta el año 1993. Desde entonces y hasta hoy me dedico exclusivamente a la docencia universitaria y a la investigación», ha dicho.

Este diario también ha recibido a lo largo de este miércoles numerosos correos electrónicos de lectores en los que se detallan los nombres y apellidos de varios trabajadores de la Faffe familiares de dirigentes del PSOE andaluz o de concejales que no están en la lista de los 85 confeccionada por el Sindicato Andaluz de Funcionarios. La UCO de la Guardia Civil recoge en uno de sus atestados que hay unos 200 empleados de esta fundación de la Junta vinculados al PSOE.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies