Oro perdido. Por Selina Orozco

Del Blog de Fernando Santiago en Diario de Cádiz

 

serviciodecorreo.esHace algún tiempo escuché a un amigo de mi padre, gaditano que vivía por su trabajo en América, y acababa de regresar a nuestra ciudad. Sostenía que durante su largo vuelo solo soñaba volver a ver los dorados reflejos de la cúpula del tambor de la Catedral, tal como se percibían en una luminosa primavera desde el Campo del Sur. Más tarde tuve que hacer de guía de un profesor inglés de historia del arte, la idea era mostrar la ciudad antigua y comenzamos por la Catedral, quedó sorprendido por el valor del monumento, comentó el dramatismo de la planta barroca, que se tensa en los cuerpos superiores al gusto neoclásico. Conté que que sus obras estuvieron detenidas largo tiempo, de manera que, iniciadas en 1721, se terminan de forma apresurada y tosca ya en 1838, casi ciento veinte años después. Un arquitecto militar como Juan Daura culmina el Templo mediante tambor de escasa altura y bóveda semiesférica. Pero al contemplar ese remate desde el mar de los vendavales, ambos convinimos en que ese brillo conseguido de forma sencilla, mediante azulejos, redimía una intervención que cualificaba el perfil de la ciudad.
En unas obras dirigidas por el arquitecto Juan Jiménez Mata hacía 1995, se sustituyen los azulejos originales de la cúpula por otros de reciente factura; poco después una granizada destruye buena parte del esmalte dorado de las nuevas teselas, de manera que la cúpula muta su color del amarillo dorado al rojo arcilla de los azulejos impostores ya desprovistos de su elegante terminación. La imagen de la ciudad al océano se transforma y realmente sorprende que nadie haya expresado desde entonces su malestar por tan inoportuna mutación.
No dudo de la profesionalidad y los conocimientos del arquitecto y escritor Jiménez Mata. Su libro “La Catedral Nueva de Cádiz” de 1991 explica con rigor el proyecto de Vicente Azero, que incorpora los conceptos barrocos de Borromini y Guarini a la tradición española de la planta en cruz latina; así como el recurso a la repetición rítmica de la forma para resolver una planta compleja, en la cual destacan la posición de las torres, adelantadas al plano de la fachada, como en la arquitectura de las fortificaciones que a su vez tiene que ver con el propio carácter de la ciudad amurallada en la cual se inserta. Respeto su valía intelectual que no le exime de cometer errores. Como lo fue sustituir unos azulejos del siglo XIX por otros recientes que no ofrecían semejantes características de durabilidad. De hecho, las piezas originales aguantaron más de ciento cincuenta años, mientras que los nuevos azulejos del profesor Mata se quedaron sin esmalte a la primera granizada.
Todo el mundo puede errar, y para eso hay controles en temas de importancia. Como la Consejería de Cultura, que no aprobó la reposición de la linterna proyectada por Daura, pero consintió en la sustitución de la azulejería de la cúpula sin reparar el valor que su presencia representaba en la línea de cielo de nuestra ciudad. Cada vez que contemplo el desaguisado me pregunto cómo la gente habla de la pérgola de Santa Bárbara, o sobre la conveniencia o no de la demolición del Edificio Aduana, y nadie expresa su disgusto porque una intervención desafortunada ha deteriorado gravemente la fachada de la ciudad amurallada al océano en uno de sus puntos más emblemáticos. La Catedral de Cádiz ya no brilla al sol de la Bahía y nadie parece haberse dado cuenta.
Respuesta de Rafael Zaragoza. Está muy bien la denuncia. Quiero recordar no obstante que al primero que le escuché esta crítica fue al arquitecto José María Esteban. También el que suscribe ha criticado este despropósito alguna vez. Aquí se halla la última de febrero:
http://rafaelzaragozapelayo.com/2018/02/09/565/

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies