El inglés en España

Decía Edurne Uriarte que una de los handicaps de la candidatura madrileña a los Juegos Olímpicos había sido el inglés que había “exhibido” la Delegación española. Aquello recordaba la pertinaz cerrazón idiomática de siempre. Es una pena la imagen que volvimos a dar, porque hoy en día algo ha cambiado: por fin hay un sector de jóvenes españoles que hablan un inglés muy decoroso. Desde luego no es gracias a una enseñanza reglada que mete alrededor de 30 alumnos en una clase 3-4 horas a la semana y que publicita como bilingüe lo que es un camelo. El milagro se ha producido gracias al esfuerzo de unas familias españolas que han acudido a la oferta privada. Atrás comienzan a quedar aquellos años de subdesarollo idiomático. Se cuenta que por entonces un alumno preguntó a una profesora cómo se decía “shangüi” en inglés. “Sandwich” respondió la enseñante. A lo que el pequeño “políglota” contestó: “¡Ira, casi iguá que en españó!”. La radio de aquellos años transmitía las canciones de moda, casi todas anglosajonas. No se entiende por qué se contrataba a presentadores con un nivel de inglés espantoso (aún hoy se hace). A menos que nadie supiera nada, como parece lo probable. Recuerdo con especial terror como destrozaba los títulos de las canciones un “moderno” presentador gaditano omnipresente en los medios de los años 60 y 70. ¿Y por qué hemos tenido ese nivel de siempre? Para empezar, la propia carrera del profesorado, Filología, enseña sobre todo Gramática. En consecuencia, el profesorado español da clases de Gramática inglesa. Otra cosa es enseñar a hablar. Tampoco ayuda mucho el doblaje de las películas en español. Siempre me pregunto con envidia cómo se las arreglarán los alemanes o los suecos para que todo el mundo hable inglés. Desde luego me consta que lo aprenden en la Escuela, sin necesidad de acudir a caros profesores privados, como regla general. Es recomendable que nuestros chavales vayan a un país anglosajón para aprender el inglés y de paso curtirse en los primeros empleos. Siempre que no estén todo el día con españoles y que dediquen tiempo al estudio de la lengua en una Academia. Como dice el maestro Antonio Burgos, si no aprenden a hablar inglés, a ver si al menos aprenden a hablar bajito.

Enlace al artículo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies