Descubrir Huelva

La vida me ha llevado a recorrer la provincia de Huelva. Yo ya conocía bien su maravillosa Sierra, en especial Aracena. Pero ahora me ha tocado empaparme de su costa. A diferencia del sevillano, que siempre tuvo como propias las playas onubenses (sobre todo las extraordinarias Mazagón y Matalascañas) sé de pocos gaditanos que conozcan aquello. La mayoría pasa de largo para ir al Algarve, más promocionado. El problema de Huelva es que el viaje se hace largo porque debemos pasar por Sevilla. La llegada a Lepe sorprende: es un pueblo grande no sólo en tamaño, sino en prosperidad. Enseguida vemos inmigrantes de diferentes etnias (trabajan la fresa). La gente, amable. Los comercios, de amplia oferta. A la vuelta, visitamos su cementerio, un paraje de arboleda refrescante y tranquilidad asegurada. Hasta en esto se nota su nivel económico: sus tumbas están profusamente adornadas. A partir de Lepe, la gloria: La Antilla, Islantilla, Isla Cristina, Isla Canela y Ayamonte. Primera sorpresa: mientras venimos de un Cádiz donde el Levante alcanza los 90 kms, aquí no hay sino un vientecillo fresquito, que alegra nuestra estancia. Durante las noches, un lujo: continúa el airecillo y las temperaturas bajan a 19 y 17 grados. Me insisten en que en verano hace calor, pero yo siempre encuentro el mismo fresquito. ¡Qué maravilla tomar un buen vino en la terraza de una urbanización de Islantilla, de noche, rodeado de verde, observando las estrellas y escuchando un fandango en tono bajito! ¿Y sus playas? Amplias, limpias, naturales, y de cierto parecido a las gaditanas, en especial las de dunas. También la marisma nos recuerda a Cádiz. Pero insisto, sin levante. Sus aguas nos sorprenden por su color verde oscuro y su frescor. Mención especial merecen los chiringuitos playeros, de aspecto lustroso y con pescado fresco y precios asequibles para los acostumbrados por aquí. Hablando de pescado, un sitio de honor es sin duda un bar de Ayamonte donde fuimos muy felices: El Choco. Pescado de calidad, gambas, vino blanco del Condado de Huelva, amabilidad y buenos precios. Isla Cristina rápidamente nos muestra su faceta pesquera: su lonja compite con Cádiz en ser el primer puesto de Andalucía en cuanto a desembarco pesquero. Para los que gusten del naturismo pueden practicarlo en El Terrón, sin el mal rollo que hoy existe en ciertas playas gaditanas que están en la mente de todos. Y al fondo Portugal… Un tirito a Cádiz entre muchos que callo: a la salida, no hay prensa en Renfe ni alrededores (incluida la calle Pelota), a las 8,20 de la mañana.

Enlace al artículo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies